Seguridad

El Propilenglicol se ha utilizado con seguridad durante más de 50 años, en especial en productos de salud sensibles tales como alimentos, cosméticos y productos farmacéuticos, donde la molécula sirve principalmente como ingrediente no activo o portador de otras sustancias.
Los estudios han demostrado que el glicol de propileno tiene un grado muy bajo de toxicidad.
En el cuerpo, el Propilenglicol se convierte rápidamente en ácido láctico, de una manera similar a lo que ocurre con azúcar (energía) en los músculos durante los deportes.